La Consejería de Presidencia y Salud Pública informó ayer de que se ha detectado un caso de un perro con rabia. Se trata del primero que se recoge este año en este estado, siendo seis los que se registraron en el 2016. Es un can mestizo, adulto y de color crema, que fue localizado en el polígono industrial Sepes tras morder a una persona y que lleva con el tratamiento contra esta enfermedad desde el miércoles 22 del mes pasado.

Salud Pública señaló en una nota de prensa que el perro mostró una gran agresividad cuando iba a ser capturado. Tras estar ingresado en el centro de acogida y observación de animales de la ciudad, el animal siguió mostrando esa violencia, así como otros síntomas que apuntaban a que padecía rabia, como son ataxia (pérdida de coordinación), paresias (ausencia parcial del movimiento voluntarios) y parálisis progresivas generalizadas.

El animal fue recogido el 22 de febrero. Se envió el lunes 27 una muestra para su análisis al Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III y el martes 28 se confirmó que era un caso de rabia. No obstante, el perro falleció el pasado sábado 25 por una parálisis respiratoria.

Hay que tratarse

Desde la Consejería advierten de que si alguna persona reconoce al perro y mantuvo contacto con él o le mordió, debe acudir de forma directa a la Dirección General de Salud Pública y Consumo de la Ciudad, que se encuentra en la Carretera Alfonso XIII, frente al centro de salud, o bien contacte con la Policía Local para que inicie el tratamiento necesario para combatir esta enfermedad.

La Ciudad pide colaboración

“La rabia, una vez que se desarrollan los primeros síntomas, es una enfermedad mortal tanto para personas como para animales”, añadió Salud Pública.

También pide la colaboración de los melillenses si vieron a este perro atacar a alguna persona o a otro animal, porque deberían ser vacunados o recibir el tratamiento adecuado para ello.

Las recomendaciones

Desde la Consejería se solicita a los melillenses que no se acerquen a ningún animal vagabundo o con apariencia padecer una enfermedad. Destacó que lo mejor que puede hacer el ciudadano es llamar a la Policía Local para que lo recojan de la vía pública.

Es más, Salud Pública aseveró que no se les puede dar de comer ni tocarlos porque pueden presentar diferentes patologías.

Por último, la Ciudad destacó que la vacunación antirrábica es obligatoria y gratuita para todos los perros, gatos y hurones de la ciudad con más de tres meses.

Una campaña informativa

La Consejería de Salud Pública ha realizado varias campañas informativas sobre este tema para prevenir casos de contagios de rabia de animales a personas.

La última de ellas se titula ‘Los seis pasos más importantes’. De esta forma, recoge que ante el contacto con un animal enfermo o una mordedura hay que lavarla inmediatamente y acudir al centro sanitario más cercano.

Salud Pública también indica que si una familia desea adoptar o acoger a un animal callejero, se puede dirigir al centro de acogida de la Ciudad para evitar riesgos, así como un expediente sancionador. Además, si el animal ha ido a países terceros, como Marruecos, es obligatorio tener realizado el título de anticuerpos con resultado positivo. Por último, a la hora de viajar, los perros, gatos y hurones deben portar pasaporte sanitario, microchip y deben estar vacunado de rabia con un mes de antelación.

Fuente: Melilla Hoy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies