El Centro de Transfusión de Sangre de Melilla cuenta con un total de 259 nuevos donantes en lo que va de año, mientras que durante todo el 2016, se contabilizaron 304. Así lo indicó ayer Nuria Reyes, portavoz de la Hermandad de Donantes del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa), en la celebración del Día Mundial del Donante de Sangre. Para la ocasión, el centro instaló un puesto en la plaza Menéndez Pelayo para concienciar a los ciudadanos sobre la importancia de este gesto solidario que se precisa para asegurar la atención de los diversos procesos asistenciales que necesitan componentes sanguíneos, tales como tratamientos oncológicos, intervenciones quirúrgicas, enfermos crónicos o traumatismos, entre otros.

Según Reyes, en el primer semestre de 2017, concretamente hasta el día de ayer, se han contabilizado 670 donaciones. Cifra que se ha alcanzado no sólo por los donantes fijos, sino también por los que de forma espontánea se sometieron a la punción en centros como el Juan Antonio Fernández, el Reina Victoria o en la Comisión Islámica de Melilla.

En este sentido, Reyes informó de que en la ciudad existen reservas suficientes para abastecer a los pacientes que lo requieran. No obstante, manifestó que “siempre hace falta sangre”, por lo que invitó a todos los melillenses a que se hagan donantes. Actualmente, el Centro de Transfusión cuenta con 2.000 donantes activos.

La portavoz de la Hermandad de de Donantes explicó que para serlo, los interesados únicamente tienen que acercarse al Centro de Transfusión de Sangre (centro de salud zona centro) y someterse a una pequeña prueba. “Hay que ser mayor de edad y pesar más de 50 kilos”, dijo. “También hay que rellenar un formulario con unas preguntas referentes a la salud de la persona”, añadió. En total, se responden con un ‘sí’ o un ‘no’ a 46 cuestiones como: ¿Ha nacido, o residido en algún país extranjero? o ¿Se ha inyectado drogas (heroína esteroides para aumentar la musculatura, etc.) alguna vez en su vida, incluso si fue una sola vez y hace mucho tiempo?

El sexo también es determinante a la hora de donar. Las mujeres pueden hacerlo hasta tres veces en un período de un año, mientras los hombres cuatro veces.

Antes de proceder a la punción, se tomará la tensión y se comprobará el nivel de hemoglobina.

Después de la extracción

La sangre extraída se almacena en bolsas que, posteriormente son analizadas y procesadas en el Centro de Transfusión.

“La sangre es un fluido de agua, proteínas, sodio, potasio y elementos celulares”, señaló Miguel Ángel de las Nieves, director del Centro de Transfusión de Sangre de Melilla. Antes de filtrarla, las bolsas se mantienen durante tres horas a temperatura ambiente. Después se extraen, por un lado, las células de la sangre que se destinarán a transfusiones en los hospitales. Por otro, se obtiene el plasma, cuyo principal valor está en los fármacos que se producen a partir de él mediante el denominado proceso de fraccionamiento, que consiste en la separación de las distintas proteínas, así como su purificación y dosificación en envases en condiciones de esterilidad para el uso clínico.

En esta ocasión, la conmemoración de esta efeméride sanitaria se centra en la donación sanguínea durante emergencias y el lema elegido es ‘No esperes a que sobrevengan los desastres’. Con ello se quiere significar la función que cada ciudadano puede desempeñar para ayudar a otras personas con su valiosa donación de sangre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies